Inicio / ECONOMIA / Las retenciones vuelven a tensar la relación entre el Gobierno y el campo: la disputa por U$S500 millones

Las retenciones vuelven a tensar la relación entre el Gobierno y el campo: la disputa por U$S500 millones

El Poder Ejecutivo recibiría en las próximas horas a los dirigentes agropecuarios, que consideraron que la medida es una “traición”.

El Gobierno abrió un frente de conflicto con los dirigentes agropecuarios.

El Gobierno de Alberto Fernández afronta un nuevo foco de conflicto con los dirigentes del sector agropecuario por la suba del nivel de impuestos a la exportación, que se espera que sea anunciada en los próximos días. La Mesa de Enlace ya habló de “traición” por esta medida, que implicaría para el Estado una recaudación extra de entre 450 y 500 millones de dólares, en un año en que la Casa Rosada necesitará mostrar un sendero fiscal viable para negociar la deuda con sus acreedores.

El Poder Ejecutivo decidió este miércoles suspender el registro de declaraciones juradas de ventas al exterior de granos, oleaginosas y sus derivados, algo que es considerado un paso previo para la suba de retenciones a la soja y los subproductos. De acuerdo a distintas versiones, los derechos de exportación pasarían a ser de 33% para esa oleaginosa.

La soja paga desde diciembre 30% de impuesto, pero el Congreso facultó a Alberto Fernández a subir esa alícuota hasta 33%. A fin de año, el Gobierno cambió el esquema de retenciones y aumentó el nivel de impuesto para ese cultivo.

Reemplazó el impuesto fijo, de 3 o 4 pesos (según valor agregado) por cada dólar exportado, por alícuotas. La soja, que pagaba un adicional, tributaba en torno al 25% de derecho de exportación y pasó a pagar 30%. Pero la ley de emergencia económica dio facultades al Ejecutivo para elevar el impuesto en tres puntos adicionales. Desde entonces, las organizaciones de productores se declararon en alerta y proliferaron asambleas y reclamos a los dirigentes del sector.

Según trascendió, el Gobierno mantendría en 12% -impuesto que pagan desde diciembre- el derecho de exportación del trigo y el maíz y en 9% el que pagan las ventas al exterior de carnes. También anunciarían compensaciones para pequeños productores y una rebaja a 5% de impuesto para las economías regionales.

Luego del anuncio del cierre del registro de declaraciones juradas de ventas al exterior de este jueves, Confederaciones Rurales Argentinas (CRA) emitió un duro comunicado titulado “Una nueva traición” donde expresó que fueron convocados a una reunión con el funcionario nacional.

“En el día de la fecha han sido suspendidos los registros de exportación, medida que sorprende y deja una profunda sensación de engaño, porque mientras se espera para dialogar, se toman decisiones que no tienen retroceso”, explicó el documento.

Y agregó: “Reiteramos nuestra voluntad de diálogo, pero también advertimos que queremos ser respetados y no permitiremos ni engaños ni dilaciones. La presión fiscal ya es insostenible: lo saben quienes producen y quienes recaudan, por lo tanto, es tiempo de tratar al sector productor sin chicanas y sin falsas reuniones sobre decisiones ya tomadas”.

Según distintos cálculos privados, la recaudación extra que significaría para el Estado un aumento de retenciones sería de entre 450 y 500 millones de dólares. Para el Instituto Argentino de Análisis Fiscal (Iaraf) el ingreso extra que aportaría la medida de subir retenciones a la soja, el trigo y el maíz “estaría en el rango de U$S400 a U$S500 millones, es decir, un valor esperado del orden de U$S450 millones y equivalente a 0,10% del PBI”.

“Sin embargo, dado que la suba de retenciones absorbe base imponible de Ganancias, teniendo en cuenta una alícuota efectiva promedio del impuesto del 20%, el impacto fiscal neto se reduce a un aumento de recaudación del orden de los U$S360 millones, equivalente a 0,08% del PBI”, sostuvo el Iaraf en un informe.

Por su parte, el economista jefe de Fundación Mediterránea-Ieral, Juan Guzmán, indicó a Télam que la recaudación sumaría U$S510 millones por este concepto. En ese sentido, explicó que para ese cálculo se tomó en cuenta las exportaciones del complejo sojero en 2019 (poroto, harina, aceite y biodiésel) que alcanzó las 43,5 millones de toneladas por U$S16.750 y un precio promedio en torno de los U$S343 la tonelada para el poroto y de U$S316 para la harina.

De esta manera, esos tres puntos representarían U$S510 millones extras, aunque “si llegasen a bajar sobre otros productos, como las economías regionales, habría que ver cual es el neto que quedará, pero no sabemos todavía si se va a bajar algo y qué se va a bajar”, indicó Guzmán.

Compruebe también

Alberto Fernández apoyó la creación de un impuesto extraordinario para las grandes fortunas

El proyecto, que busca generar nuevos recursos para hacer frente a la pandemia, va a …

Bancos: el gremio pide un bono extra antes de reabrir la atención al público

Los empleados bancarios reclaman una reunión en Trabajo y con las cámaras del sector porque …

Comentários no Facebook